Neuroma de Morton

NEUROMA DE MORTON 🦶🏼 ¿Qué le está pasando a mi pie?

Si te han diagnosticado un neuroma de Morton (también llamado neuroma interdigital o neuroma plantar) el siguiente artículo es para ti. Probablemente te estarás preguntando varias cosas como ¿qué es? ¿en qué consiste? ¿Por qué lo estás sufriendo? ¿Cuáles son sus causas?… y sobre todo ¿QUÉ PUEDES HACER?, es decir, el TRATAMIENTO A TU NEUROMA DE MORTON.

Estas respuestas y otras muchas más te las responderemos en este artículo:

✅ ¿Qué es?

El neuroma de Morton o síndrome de Morton es una patología caracterizada por dolor en la región anterior del pie entre los espacios intermetatarsianos distales, junto a la base del tercer y cuarto dedo. Constituye uno de los diagnósticos más frecuentemente relacionados con el dolor entre los dedos del pie, se origina por la compresión del nervio interdigital que discurre por las cabezas de los metatarsianos.
⠀
El neuroma Morton es un nódulo nervioso de hasta 10 mm que se fibrosa e inflama debido a una alteración de sus fibras nerviosas.


✅ ¿Por qué sufro un neuroma de Morton? Causas:

Normalmente, la causa del desarrollo del neuroma de Morton es el estrés excesivo o compresión entre la cabeza de los huesos metatarsianos. Por ese motivo, las personas que tienen algún tipo de deformación en el pie como pie cavo y hallux valgus son más propensas a sufrir esta afectación. El aumento de la presión producto de la deformidad del pie, hace que el nervio afectado se vea comprimido o irritado por las estructuras adyacentes a él.

En respuesta a esta situación, se forma una capa gruesa de tejido fibroso (fibrosis perineural) alrededor del nervio. En teoría esta capa lo que hace es proteger el nervio, con la consecuencia de provocarnos ese dolor insufrible. Sin embargo, el dolor se produce no por la fibrosis del nervio en sí, sino por la disminución del espacio en el que se desplaza la estructura nerviosa interdigital, por lo que, cuanto más intenta desplazarse el nervio, más y más comprimido e irritado está.

No solo la compresión es el único factor que ataca a este tejido, otras causas pueden hacer que el nervio se vaya degenerando. Cada estructura nerviosa está rodeada de pequeños vasos sanguíneos que le suministran oxígeno, nutrición y energía. Si se altera este flujo sanguíneo, por ejemplo, como ocurre cuando hay una EAP (enfermedad arterial periférica) el nervio interdigital puede verse afectado.


✅ ¿Cuáles son los Factores de Riesgo?

  • El uso de zapatos o calzados estrechos como los tacones 👠 o zapatillas muy apretadas puede comprimir esta zona y derivar, con el paso del tiempo, en ese neuroma plantar. El zapato de punta estrecha puede favorecer su aparición ya que provoca una mayor dorsiflexión de los dedos y compresión de la zona metatarsal.
  • Las deformaciones del pie como hemos mencionado anteriormente puede alterar la estructura de los metatarsianos y disminuir el espacio interdigital en donde se encuentra el nervio y comprimirlo. Por ejemplo, los pacientes con pie cavo o hallux valgus tienen un riesgo significativamente mayor de padecer esta afección, comparado con otras personas que no tengan deformidades en sus pies. En el caso del pie cavo se produce un apoyo mayor en la parte anterior del pie debido a ese aumento del arco plantar que hace que la compresión entre los huesos de los dedos del pie y los nervios sea mayor. Por otro lado el Hallux valgus produce un desplazamiento de la cabeza de los metatarsianos disminuyendo el espacio de los nervios interdigitales.
  • Los deportes de impacto en la zona plantar como saltar 🤸🏻‍♀️ , correr 🏃🏻‍♂️, o el ballet provocan repetitivos golpeos en esta zona que producen una sobrecarga mecánica y pueden llegar a irritar el nervio y como consecuencia se crea el neuroma por factores de riesgo de estrés mecánico.
  • El acortamiento de la cadena posterior también puede influir. El origen no está solo en el pie, el hecho de tener la musculatura de la parte posterior de la pierna acortada (gemelos, sóleo, isquiosurales, etc.) favorece el aumento de carga soportada en la zona metatarsal del pie y por tanto favorecerá la aparición del Neuroma. Además, se ha demostrado como repetitivas tracciones del tejido de esta musculatura posterior en esta zona favorece la aparición de dolor crónico en la zona del antepié. Esta última condición se conoce también como metatarsalgia.
  • El sexo femenino se ve más afectado por esta patología, su incidencia en las mujeres es 6 a 18 veces mayor que en los hombres y puede presentarse a cualquier edad.
  • Otras causas que nos podemos encontrar y que se han registrado en la evidencia científica es un ambiente inflamatorio debido a una bursitis intermetatarsiana, una compresión por el ligamento intermetatarsiano transverso profundo y una isquemia por oclusión de los vasos sanguíneos del nervio.

✅ ¿Cuáles son los síntomas que puedo sufrir?

El dolor local es el síntoma más importante, aparece con la marcha, empeora con el uso de zapatos ajustados y puede irradiarse a los dedos adyacentes. Los pacientes pueden informar una sensación de ardor, descarga eléctrica o “pisar cristalitos”. El dolor empeora al caminar y correr de manera prolongada.

✅ ¿Cómo se diagnostica el neuroma de Morton?

El diagnóstico de neuroma de Morton es principalmente clínico, y es común encontrar: dolor a la palpación de la región plantar intermetatarsiana (en los espacios del 3 y 4 o 2 y 3 dedo ), Signo de Mulder positivo (compresión axial de las cabezas TM), palpación de rebote al movilizar el neuroma .
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
La ecografía es el examen de elección, permite el diagnóstico, su ubicación y la evaluación de sus dimensiones.

✅ ¿Qué tratamientos hay?

Principios del tratamiento:

  1. Hacer un diagnóstico correcto e identificar la causa de los principales síntomas.
  2. Disminuir la carga repetitiva del antepié.
  3. Distribuir la carga a lo largo del pie para quitar la sobrecarga de la región afectada.
  4. El Neuroma de Morton también se puede detectar por medio de una radiografía.

TRATAMIENTO CONSERVADOR:

El tratamiento inicial del neuroma de Morton consiste en:

  • Fisioterapia para promover el alivio del dolor, la mejora del proceso inflamatorio y la normalización de posibles cambios estructurales compensatorios.
  • Ejercicio Terapéutico para reeducar la musculatura y conseguir una menor compresión y sobrecarga de la parte anterior del pie.
  • Modificación del tipo de calzado: uso de zapatos más anchos, con tacones más bajos.
  • Uso de plantillas ortopédicas o unas almohadillas para disminuir la sobrecarga del área afectada.
  • Medicamentos analgésicos.
  • Infiltración con corticoesteroides y analgésicos. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO:

La cirugía se propone al paciente después del fracaso del tratamiento conservador, durante un período de 4 a 6 meses y de preferencia si se demuestra que los síntomas no se deben a cualquier otra patología como la sinovitis de la articulación metatarsofalángica.

La cirugía puede ser realizado bajo anestesia general o regional, así como de forma ambulatoria o hospitalaria. En el caso de que el nervio esté ligeramente comprimido, el cirujano realiza la descompresión del nervio dividiendo el ligamento transverso entre los huesos metatarsianos. Esto conduce a una expansión del espacio y, por tanto, a la descompresión nerviosa. De este modo, la mayoría de los pacientes logran estar libres de síntomas o al menos una mejoría satisfactoria de las molestias.

Ahora bien, si el nervio está muy degenerado, el procedimiento quirúrgico es el de extraer el nervio (neurectomía) y dividir el ligamento transverso entre los metatarsianos. Después de la cirugía, el médico indica la inmovilización del miembro operado hasta que la herida haya cicatrizado (aproximadamente durante 2 semanas). Se permite la carga total de peso en un zapato ortopédico especial con supervisión de un profesional en fisioterapia, que, además, contribuirá a la rehabilitación funcional del paciente.

Sin embargo, el éxito de la operación puede ser variable, tenemos varios testimonios de pacientes que han sido intervenidos por cirugía y aún presentan síntomas.

Posibles complicaciones del tratamiento quirúrgico del Neuroma de Morton:

  • Retraso de la cicatrización. Es común estar incomodo por un periodo de 2 a 3 meses.
  • Infección.
  • Problemas de cicatrización de la herida, principalmente si la incisión es en la parte superior del pie ya que las cicatrices en esta área pueden ser problemáticas.
  • La trombosis venosa profunda
  • Embolia pulmonar.
  • Continuo dolor postquirúrgico.

ME HAN PROPUESTO OPERAR MI NEUROMA DE MORTON, PERO MI SITUACIÓN PERSONAL NO ME PERMITE DARME DE BAJA ¿QUÉ PUEDO HACER?

Otro tipo de tratamiento para la neuralgia de Morton, es mediante el uso de una técnica que se denomina radiofrecuencia, la cual mediante anestesia local del neuroma de Morton y la ayuda del ecógrafo, pinchamos el Neuroma de Morton y esta aguja se conectara a un equipo de radiofrecuencia, el cual realizará un ablación del neuroma de Morton, es decir provocara una lesión del nervio dejándole sin sensibilidad, como si de una endodoncia se tratara.

Es una técnica que se realiza en la consulta, no requiere baja laboral y los resultados rondan el 85% de buenos resultados.

SIGO CON DOLOR TRAS LA CIRUGÍA DEL NEUROMA DE MORTON

Si eres uno de los pacientes que se ha sometido a una cirugía de neuroma de Morton y persiste el dolor después de la cirugía; pueden ocurrir varias cosas.

1.- Una de ellas, y que es frecuente, es que conviva el Neuroma con otra patología; como la metatarsalgia. La metatarsalgia es un dolor en la almohadilla debajo de los metatarsianos que se puede confundir a veces con el dolor que provoca el neuroma de Morton.

2.- A veces ocurre que, a pesar de haber realizado una exéresis; es decir, se ha realizado un tratamiento del neuroma de morton mediante cirugía, el extremo del nervio que se unía con el neuroma de morton, se vuelve a reparar (como ocurre con los rabos de las lagartijas), creciendo un muñón que se llama Muñón de Neuroma.

Esta es una de las complicaciones que pueden ocurrir tras una neurotomía. Cuando esto ocurre, hay que reintervenir porque es muy doloroso e invalidante y es importante que acuda a un especialista en nervio periférico.

✅ ¿Se puede curar el Neuroma de Morton con PLANTILLAS?

En muchos casos, el Neuroma de Morton puede desarrollarse como resultado de una sobrecarga en el antepié. Ya hemos mencionado anteriormente que el factor biomecánico, tanto a nivel intrínseco como una deformación del pie (pie cavo, pie pronado, etc) o extrínseco el uso de un calzado inadecuado o una práctica deportiva de impacto para la zona anterior del pie, juega un importante papel en el desarrollo del neuroma de Morton.

Plantillas para el Neuroma de Morton

Pueden haber casos en que el neuroma se desarrolle de forma espontánea, sin ninguna razón aparente. Sin embargo, una vez que el nervio está irritado, hay diferentes factores contribuyen a que el dolor persista, como puede ser la misma presión al caminar, el choque de las cabezas metatarsianas o el mismo ligamento que mantiene las cabezas metatarsianas juntas.

Es posible que el dolor del paciente empeore por caminar con zapatos de suela delgada o con tacones altos, cualquier presión que junte las cabezas de los metatarsianos pueden agravar los síntomas, tales como zapatos estrechos. Lo pacientes con neuroma sienten la necesidad de retirar el zapato y masajear los pies para calmar el dolor.

El uso de unas plantillas ortopedicas de silicona o de almohadillas consiguen una mejor distribución y reparto de las cargas de nuestro cuerpo sobre el pie,aliviando esa presión. Consecuentemente, conseguimos disminuir el exceso de carga que hay en la zona anterior del pie causante de la irritación del nervio y de nuestro dolor.

Es un problema que no desaparece por sí solo. La solución al neuroma de Morton pasa por tratarlo en los primeros estadios para evitar un agravamiento que nos obligue a pasar por quirófano. El tratamiento del neuroma de Morton es menos agresivo con un procedimiento conservador, basado en ejercicios,  fisioterapia, el uso de plantillas para el neuroma de Morton como las plantillas de silicona y usar calzado cómodo y ancho, con la que conseguiremos aliviar el dolor.